El estrés se produce cuando percibe que las exigencias que se le imponen, como el trabajo, la escuela o las relaciones, superan su capacidad para hacer frente. Algunas veces, el estrés puede ser beneficioso, ya que produce un impulso que proporciona el impulso y la energía para ayudar a las personas a superar situaciones como exámenes o fechas límite de trabajo. Sin embargo, una cantidad extrema de estrés puede tener consecuencias para la salud, que afectan a los sistemas inmunitario, cardiovascular, neuroendocrino y nervioso central, y puede causar una grave carga emocional.

El estrés crónico no tratado puede dar lugar a enfermedades graves, como ansiedad, insomnio, dolor muscular, presión arterial alta y un sistema inmunitario debilitado, una de las mayores causas del dolor de cabeza que causa el estrés es que no tienes trabajo y solo piensas en lo preocupado que estás, si este es tu caso pon manos a la obra y empieza a buscar las empresas en las que es frecuente publicar vacantes en Tijuana trabajo.

Las investigaciones demuestran que el estrés puede contribuir al desarrollo de enfermedades graves, como enfermedades cardíacas, depresión y obesidad.

Pero al encontrar formas positivas y saludables de manejar el estrés a medida que ocurre, muchas de estas consecuencias negativas para la salud pueden reducirse. Cada persona es diferente, y también lo son las formas en que deciden manejar su estrés. Algunas personas prefieren dedicarse a pasatiempos como la jardinería, tocar música y crear arte, mientras que otras encuentran alivio en actividades más solitarias: meditación, yoga y caminar.

Aquí hay cinco técnicas saludables que la investigación psicológica ha demostrado que ayudan a reducir el estrés a corto y largo plazo.

Tómate un descanso del estresor. Puede parecer difícil alejarse de un proyecto de trabajo grande, un bebé que llora o una factura de tarjeta de crédito en crecimiento. Pero cuando te das permiso para alejarte de él, te permites tener tiempo para hacer otra cosa, lo que puede ayudarte a tener una nueva perspectiva o practicar técnicas para sentirte menos abrumado. Es importante no evitar el estrés (esas facturas deben pagarse en algún momento), pero incluso solo 20 minutos para cuidarse es útil.

Ejercicio. La investigación sigue creciendo: el ejercicio beneficia su mente tanto como su cuerpo. Seguimos escuchando sobre los beneficios a largo plazo de una rutina de ejercicio regular. Pero incluso una sesión de 20 minutos para caminar, correr, nadar o bailar en medio de un tiempo estresante puede dar un efecto inmediato que puede durar varias horas.

Sonríe y ríe. Nuestros cerebros están interconectados con nuestras emociones y expresiones faciales. Cuando las personas están estresadas, a menudo tienen mucho estrés en la cara. Así que las risas o las sonrisas pueden ayudar a aliviar algo de esa tensión y mejorar la situación.

Obtener apoyo social. Llame a un amigo, envíe un correo electrónico. Cuando comparte sus preocupaciones o sentimientos con otra persona, ayuda a aliviar el estrés. Pero es importante que la persona con quien usted habla sea alguien en quien confíe y que usted sienta que lo pueda entender y validar. Si su familia es un factor de estrés, por ejemplo, puede que no alivie su estrés si comparte sus problemas de trabajo con uno de ellos.

Meditar. La meditación y la oración consciente ayudan a la mente y al cuerpo a relajarse y concentrarse. La atención plena puede ayudar a las personas a ver nuevas perspectivas, a desarrollar la autocompasión y el perdón. Cuando se practica una forma de atención plena, las personas pueden liberar emociones que pueden haber estado causando estrés físico en el cuerpo. Al igual que el ejercicio, las investigaciones han demostrado que incluso meditar brevemente puede obtener beneficios inmediatos.